Con rotundo éxito, la Orquesta Sinfónica Nacional de Washington se presentó en Bellas Artes

0
21

Técnica, virtuosismo, coordinación, disciplina, experiencia y presencia en el escenario fue lo que mostraron los integrantes de la Orquesta Sinfónica Nacional de Washington (NSO, por sus siglas en inglés), bajo la batuta del director Christoph Eschenbach, al ofrecer el primer concierto de su gira latinoamericana 2012, la noche del 13 de junio en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

A las 20:10 horas el director de origen alemán apareció en el escenario recibiendo una calurosa bienvenida de parte del público asistente para, acto seguido, tomar su batuta e iniciar la velada con la interpretación de la obertura de El carnaval romano, Op. 9, una virtuosa pieza del compositor francés Héctor Berlioz.
Después, tras afinar sus instrumentos, la orquesta, que ocupa un importante lugar en el ámbito internacional, dio la bienvenida al violonchelista de ascendencia peruana-uruguaya Claudio Bohórquez, quien como solista invitado interpretó el Concierto para violonchelo y orquesta en re menor del compositor nacido en el siglo XIX, Édouard Lalo.
Durante 26 minutos, Bohórquez, quien desde 2003 ha sido profesor invitado en la Academia de Música Hanns Eisler en Berlín, deleitó a los asistentes con la pieza que ha sido interpretada por solistas famosos como Pablo Casals y Pierre Fournier, demostrando una gran técnica en su instrumento, lo que le mereció el reconocimiento del público conformado por jóvenes y adultos.
La segunda parte del programa de ésta, la primera presentación de la NSO en México en lo que va de su historia, consistió en una de las grandes piezas de Piotr Ilyich Chaikovski, la Sinfonía núm. 5 en mi menor, Op. 64.
En los 50 minutos de duración de la pieza fueron escuchados los sonidos y acordes de los violines, violas, chelos, contrabajos, flautas, clarinetes, fagones, cornos, trompetas, trombones, timbales, percusiones, teclados y la tuba. Al concluir la sinfonía, el público estalló en júbilo y aplausos de pie para la orquesta dirigida por uno de los más prolíficos directores.
Finalmente, fuera del programa, la Orquesta Sinfónica Nacional de Washington interpretó un fragmento de Las danzas húngaras de Johannes Brahms, para alegría de los presentes que no se movían de sus asientos.
La NSO, considerada uno de los mayores tesoros nacionales de Estados Unidos, continuará su gira 2012 en cuatro países latinoamericanos: Trinidad y Tobago (Puerto España), Argentina (Buenos Aires y Rosario), Uruguay (Montevideo) y Brasil (San Pablo y Río de Janeiro).