Denuncian a párroco por dividir a la comunidad; anuncian marcha de 5 mil

0
31

El párroco Gustavo Pérez Sánchez y Miguel Jiménez, representantes del grupo denominado “Los del salón”, han emprendido una campaña negra contra los feligreses del templo de San Bernardino Chalchihuapan, de Santa Clara Ocoyucan, con el objetivo de “apropiarse” del salón de la iglesia e incitar a la gente a una agresión unilateral, denunció Celerino Velázquez, representante antorchista en el municipio, al tiempo que anunció una manifestación con 5 mil integrantes de su organización en la capital.

El líder antorchista exigió un alto al discurso divisionista de Pérez Sánchez en la comunidad, en donde hace unos días “Los del salón” arremetieron contra la población que les exigió no apropiarse del inmueble.

En conferencia de prensa, Celerino Velázquez afirmó que es lamentable que a estas alturas ni las autoridades eclesiásticas ni del estado, hayan logrado establecer una solución contundente, lo que ha propiciado que se siga viviendo un ambiente de incertidumbre. “Sin embargo, nosotros seguiremos respetuosos de la ley y anteponiendo el diálogo”.

“Esto es una clara muestra de la poca sensibilidad, y falta de tolerancia por parte de este grupo opositor, pues es evidente su ambición por adueñarse de un bien común, sin importarles que para lograrlo desestabilicen la paz social”.

Sin embargo, para mostrarle al gobierno que los pobres somos mayoría, y como en toda sociedad democrática se toman cuerdos por esta relatividad el día de mañana nos manifestaremos 5 mil vecinos de Santa Clara Ocoyucan en punto de las 10 de la mañana, partiendo del gallito hacia la sede de la Secretaría General de Gobierno.

La marcha tiene el objetivo de desmentir las versiones erróneas y mal intencionadas sobre la disputa del inmueble eclesiástico, que se ha encargado de difundir los partidarios de Miguel Jiménez, quien es apoyado por el munícipe de Santa Clara, José Cuautle Varela.

Incluso, el párroco y el representante de “Los del salón” tratan de convencer a los vecinos de otras comunidades para presionar al gobierno de que les otorgue un inmueble que fue construido con trabajo, sacrificio y dinero de los pobladores hace muchos años.

“Algunos vecinos han acudido a nosotros para aclarar cierta desinformación, pues dicen que “Los del salón” nos señalan como unos alborotadores, radicales, incluso han dicho que nosotros quemamos la puerta de la iglesia, rompimos vidrios y casi nos pintan como demonios. Todo eso es falso; en realidad son ellos los agresores”.