martes , enero 26 2021

En Coyomeapan no hubo secuestro, sino detención de un delincuente

Angélica Villa Enciso

La región de la Sierra Negra, donde se encuentra enclavado Coyomeapan, se ha caracterizado por su extrema pobreza y por ser un lugar donde se cometen muchas injusticias como la que ahora se quiere consumar por parte del presidente municipal, David Celestino Rosas, y su testaferro, el regidor de gobernación Gustavo Cacho Puertos, en contra de los ejidatarios de la localidad de Caxalli.

El pasado lunes 23 de noviembre, en las inmediaciones de Ahuatla y Caxalli se llevó a cabo una reunión convocada por el ayuntamiento, en la que se definiría si estaban de acuerdo en que se continuara o se prohibía la tala de árboles; a pesar de que, dos semanas antes, en reunión del ejido de Coyomeapan al que pertenecen ambas inspectorías se acordó la suspensión de esta actividad; pero como los de Ahuatla no estuvieron de acuerdo, con apoyo de las autoridades municipales convocaron esta otra reunión, en la que propuso el regidor de gobernación Gustavo Cacho dividir las tierras y dejar en libertad a cada comunidad para determinar si permitían o prohíban la tala de árboles.

Cuando informaron la propuesta de límites era claro que la distribución de tierras era inequitativa, porque favorecía a Ahuatla, por lo que no hubo acuerdo. Al no ser aceptada la propuesta, Gustavo Cacho, antes de que concluyera la reunión, agredió con machete en mano e hirió a dos ejidatarios; fue entonces cuando el inspector de  Caxalli, apoyado por su pueblo, detuvo infraganti al agresor; lo llevaron a los separos de la inspectoría municipal y ahí le exigieron el pago de 50 mil pesos para sufragar los gastos por atención médica de los heridos y una multa que le impusieron como sanción por la comisión del delito; como es costumbre en la región, no lo dejaron en libertad hasta que pagara los daños causados.

Queda claro que, en relación con estos acontecimientos, no hubo secuestro como lo “informa” La Jornada de Oriente, de fecha 24 de noviembre, al tomar la declaración del delincuente Gustavo Cacho, quien ahora pretende pasar por víctima, cuando es un salvaje victimario; además, quiere ensañarse con los ejidatarios de Caxalli al presentar denuncia por secuestro acusando de que le obligaron a pagar su rescate.

Es necesario aclarar que quien está detrás de este conflicto es el presidente municipal de Coyomeapan, David Celestino, debido a que tiene intereses económicos en un proyecto turístico que construyó en aproximadamente cuatro hectáreas de tierras del ejido Xocotla de las que se apropió indebidamente y con dinero de un programa de gobierno construyó unas cabañas. ¡Negocio redondo! Ahora pretende ampliar el centro turístico en otra parte de terrenos, pero del ejido de Coyomeapan, ubicados en la localidad de Ahuatla y, por eso, está interesado en que los ejidos se dividan, para luego apropiarse de las tierras que necesita para ampliar las cabañas.

De estos hechos, se puede inferir que se trata de un conflicto entre dos comunidades, alentado malintencionadamente por las autoridades municipales para favorecer a sus intereses particulares sobre un proyecto turístico y, con el fin de desvirtuar los hechos, involucran al Movimiento Antorchista acusándolo de instigador del secuestro del regidor de gobernación como lo señala La Jornada de Oriente.  El avieso propósito es atraer la represión del gobierno del estado en contra de la organización antorchista y conseguir, al mismo tiempo, el respaldo del gobernador del estado para los actos indebidos e ilícitos de las autoridades municipales de Coyomeapan; pues son sabedores de la animadversión y persecución que Miguel Barbosa Huerta dispensa públicamente a los antorchistas.

El Movimiento Antorchista se deslinda tajantemente de las acusaciones vertidas por La Jornada de Oriente e informa que no tiene nada que ver con estos hechos; además, exige la intervención de las autoridades del gobierno del estado para evitar que este conflicto se agrave, pues en la región tienen la costumbre de agredir y golpear a la población tal y como lo hizo el regidor de gobernación.

Responsabilizamos al presidente municipal de Coyomeapan, David Celestino Rosas, y al regidor de Gobernación, Gustavo Cacho Puertos, de cualquier agresión que pueda sufrir algún miembro de nuestra organización.

Acerca de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.