En el Tecnológico de Tecomatlán no hay rechazados: director

0
29


Tecomatlán, Puebla. En este inicio de ciclo escolar, el Instituto Tecnológico de Tecomatlán (ITT) se mostró como una de las pocas escuelas de nivel superior que no rechaza a los aspirantes a sus aulas, de los que el 90 por ciento llega de zonas rurales sumamente pobres.

Aceptan al 100 por ciento de los aspirantes, en un intento por revertir «las aterradoras cifras que hemos visto nosotros en los periódicos» -dice su director- de rechazados a las universidades. Por ejemplo, la UNAM rechaza a 9 de cada 10 estudiantes, esto quiere decir que aceptan a sólo un 10 por ciento, tras el «concurso de ingreso».
«Recibimos a todos los estudiantes que solicitan el ingreso. Nos hacemos cargo de recibir a los estudiantes tal y como vienen, e inmediatamente hacemos un examen de diagnóstico, para detectar sus fallas, sus atrasos y ponemos remedios al asunto», afirmó en entrevista el director, Rodolfo de la Cruz Meléndez.
Los aspirantes a una de las carreras que se imparten en este centro educativo, llegan fundamentalmente de comunidades pobres de estados aledaños; el 65 por ciento de los jóvenes de Oaxaca y Guerrero.
De acuerdo con el director del Tecnológico de Tecomatlán, a los aspirantes se les diagnostica académicamente y se les dan clases de Español, Matemáticas, Ciencias exactas y Herramientas del pensamiento, con lo que buscan nivelarlos académicamente.
«Además, cumplimos puntualmente con todos los programas de estudio, puntualizados por la SEP. Otras de nuestras tareas importantísimas es elevar el nivel académico, actualizar al muchacho, al nivel de otros institutos ubicados en mejores regiones o en la ciudades de la República Mexicana», sostiene De la Cruz Meléndez.
Los maestros de este instituto están comprometidos con el desarrollo integral del estudiante. «Promovemos una educación integral, les damos danza, poesía, oratoria, música, teatro, y también cultivamos muy intensivamente el deporte», afirma el director, a la par que sostiene que todo eso no tiene costos adicionales.
Según su visión del estudiante, buscan atender «todas las áreas, todos los aspectos que debe de reunir un hombre del futuro», entre los que destaca el amor al pueblo: «lo educamos siempre en el sentido de apoyar al pueblo, porque es el pueblo el que finalmente paga su educación».