lunes , abril 19 2021

Ingenio en miniatura mostraron los alumnos de la FI-BUAP

concurso puentes con palitos de madera 1feb13 (1)Entre el alboroto de los jóvenes de los diversos colegios de la Facultad de Ingeniería de la BUAP, que se dieron cita en el lobby del auditorio, se realizó el concurso de construcción de un puente con palitos de madera.

Participaron ocho parejas, quienes pusieron a prueba su talento e ingenio con materiales tan sencillos como abate lenguas y pegamento, para crear pequeñas construcciones de gran resistencia, ya que soportaron más de 60 kilogramos.
Ricardo Juárez Méndez, alumno de Ingeniería Civil, explicó que para la fabricación se basaron en el diseño de diversos puentes, por lo que estudiaron varios tipos de armaduras, «nos dimos cuenta que la mejor sería en forma de arco, en este caso el de armadura tipo Warren, nombre que se le da por la figura de los triángulos».
Detalló que para el procedimiento hicieron un plano de escala uno a uno y después marcaron los palitos. Después «armamos los dos marcos y pegamos el cuerpo del cajón, que son cuatro palitos unidos de 1.8 por 2 centímetros con un espesor de un milímetro».
La estructura que realizó en colaboración con su compañero Amaury Bonilla Alonso, pesa 970 gramos y resiste una carga de 74 kilogramos, para realizarla emplearon alrededor de 30 horas.
Carlos Bustos Mota, coordinador del concurso, señaló que esta actividad consistió en que los jóvenes pudieran plantear su creatividad con ayuda de palitos y ciertas restricciones, para más tarde llevar el cálculo estructural a la práctica y probar las fallas.
«La idea es sacar un ganador que nos lleve a la XXIX Olimpiada Nacional de la Asociación Nacional de Estudiantes de Ingeniería Civil (ANEIC), que será del 2 al 5 de mayo en la Ciudad de Mérida, Yucatán».
Así que por medio de este concurso se buscó las mejores propuestas, mismas que fueron compartidas con el resto de la comunidad estudiantil, «con el fin de que se sumen y que vean que no sólo podemos caer en situaciones abstractas de Ingeniería».
El docente indicó que las restricciones a considerar fueron los puntos de apoyo, longitud de la estructura, altura y peso que no debió rebasar los mil 150 gramos, con ello simularon las condiciones del concurso nacional.
«La idea es que puedan tener su proyecto base, donde el ganador analice y observe las experiencias de los demás compañeros para reforzar su puente y plantear una mejor propuesta a nivel nacional».
Bustos Mota dijo que lo más complicado del proceso es buscar los apoyos adecuados para transmitir las cargas. Para determinar al ganador, el jurado evaluó resistencia de los materiales, presupuestos, eficiencia, originalidad, aproximación en el cálculo y estética.
Igualmente los proyectos fueron probados en una prensa, que aplicó una carga gradual hasta tener una falla, este proceso se realizó en las instalaciones del Laboratorio Integral.

 

Acerca de Redacción