Se suma ASPABUAP a rechazo por iniciativa a la Reforma laboral de Calderon

0
32


Los trabajadores universitarios calificamos como un madruguete la iniciativa de Reforma Laboral enviada por el Presidente Felipe Calderón Hinojosa al Congreso de la Unión, por considerar que lesiona gravemente los derechos fundamentales de los trabajadores de México.
Lo anterior fue expresado por el Secretario General de la ASPABUAP, Gustavo de la Peña Pirrón, quien dijo que ante ello los trabajadores universitarios que integran la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios (CONTU), conformada por 86 sindicatos de instituciones públicas de educación superior del país, que representan a más de 250,000 trabajadores, han expresado rechazo a la Iniciativa.
Dijo que existe gran incongruencia por la manera en que se pretende imponer a los trabajadores medidas que en nada benefician a la economía nacional, por lo que calificaron como falso que la supuesta flexibilización de las condiciones laborales traerá como consecuencia mayor productividad, competitividad y empleos.
En un desplegado que se publicó a nivel nacional en contra de esta propuesta, Gustavo de la Peña Pirrrón dijo que la CONTU considera que la situación económica y laboral que priva en Europa y Norteamérica, demuestra que una legislación laboral «flexible», en nada contribuye a mejorar las condiciones económicas, de inversión y productividad, sino que por el contrario, incrementa el desempleo, la desigualdad y los conflictos sociales.
Subrayó que con la legalización de las actuales prácticas irregulares de subcontratación (outsourcing), se promueve la inestabilidad laboral, se profundiza la precarización del empleo y se facilita el despido patronal; además de que la subcontratación no sólo afecta al trabajador, sino también repercute en el sistema de seguridad social y en la contribución fiscal.
Además de que está violenta el principio de autonomía sindical, por la intervención patronal, de manera arbitraria, en las decisiones emanadas del seno de las organizaciones de los trabajadores.
Otro aspecto negatibo es que atenta contra los principios esenciales del Derecho Laboral Mexicano, estableciendo contratos a prueba, contratos de capacitación, pagos por hora y limita el pago de salarios caídos; lo que reduce las obligaciones de los patrones y facilita el despido del trabajador, además de repercutir en el incremento de la delincuencia e inseguridad.
Ante ello puntualizó que los dirigentes de los sindicatos universitarios del país, estamos conscientes de la necesidad de actualizar la Ley Laboral, siempre y cuando los cambios en la misma, hayan emanado del consenso de los trabajadores, y sean en beneficio del país.
En razón de lo anterior, puntualizó, el sindicalismo universitario representado por la CONTU, plantea su postura y convicción, de que al trabajador no se le puede por ningún motivo o razón, pedir que sacrifique o renuncie al derecho a un trabajo estable y digno, seguridad social, libre sindicalización, contratación colectiva y al derecho de huelga, toda vez que estos derechos constituyen el blindaje jurídico, político e ideológico que definen su estatus en la sociedad y permiten que conserve clara y viva su conciencia de clase.
Dijo que los sindicatos universitarios han hecho un exhorto a los legisladores, en su calidad de representantes de la sociedad, a no aprobar esta iniciativa de reforma laboral.
«Pedimos a los diputados federales y senadores, que si realmente quieren hacer un análisis objetivo sobre esta iniciativa de reforma laboral, consulten sus propuestas no sólo con el grupo parlamentario al que pertenecen o con sus correligionarios de partido, sino fundamentalmente con quienes tienen mucho que ver y decir sobre este tema: la clase trabajadora de México».
Finalmente Gustavo de la Peña Pirrón mencionó que el desplegado hace también un llamado a todos los líderes del sindicalismo mexicano, a participar en este análisis, a comprometerse con sus representados y a no permitir que los intereses políticos y económicos confabulados, sin importar quién o quiénes estén detrás o al frente de éstos, acaben con una legislación que desde hace más de nueve décadas ha tenido como función conseguir el equilibrio y la justicia social entre los factores de la producción, capital y trabajo.